De seguro esto será como una guía de cultivo de marihuana para gummies

Cuando decidimos entrar de lleno a cultivar nuestras propias semillas, no es suficiente con contar con un adecuado sustrato para marihuana, ese quizás es solo la mitad del camino pues si deseas que tu cosecha sea la mejor, debes acudir a tutoriales, videos, y toda la información posible. Es por ello que a continuación, te brindaremos una indicaciones iniciales para que puedas sumergirte en este mundo y no ahogarte en el intento. Con estas sencillas orientaciones podrás comprender la evolución de la planta y con ello poder conseguir una cosecha de marihuana que sea de calidad gracias a estos sencillos pasos.

Manos a la obra

Para iniciar, se debe seleccionar una variedad de semillas que se ajuste a nuestras preferencias. Es decir, una semilla de marihuana que nos brinde el sabor que más nos agrada, que nos permita alcanzar el efecto que nos gusta, y que además pueda desarrollarse de la mejor manera en el clima que se le pueda dar, ya que será donde se cultivará.

Seguidamente, nos debemos plantear si nuestro cultivo se llevará a cabo en el interior o en el exterior. Tomando en consideración que no todas las plantas de marihuana son iguales ni se comportan igual manera, sino que unas se desarrollan mejor bajo lámparas y otras no tan bien, nuestra recomendación es que si te agradan las indicas, estas le va mejor en interiores, mientras que las peores suelen ser las Sativas debido a su larga floración.

Si nuestro gusto y posibilidad nos lleva al cultivo en interior, debemos revisar detalladamente la bibliografía para ello en donde se explique paso a paso este proceso en su totalidad. En exterior es más sencillo, solo se requiere que la planta lleve unas cinco horas seguidas de sol, y a partir esto establecemos con qué tipo de clima contamos para seleccionar nuestra variedad idónea.

Luego de haber completado las indicaciones anteriores, se debe preparar un buen sustrato con el fin de que las raíces se instalen y puedan absorber al máximo todos los nutrientes, ya que esta será una de las claves de que puedas cultivar con éxito tus plantas de marihuana. A estas no les agrada para nada la tierra arcillosa ni compacta. Más bien prefieren una aireada y esponjosa. Si decidimos cultivar en una maceta, lo único que tenemos que hacer es vertir un sustrato de gran calidad, y si nos inclinamos por cultivar en el exterior, entonces la recomendación es hacer un agujero y luego mezclar el sustrato con la tierra del terreno, si esta es muy arcilloso, entonces se echa solo sustrato dentro del agujero.

No debes olvidar que si vives en un clima húmedo, templado o caluroso, debes estar atento al momento de elegir las semillas o el sustrato, pues unos retienen más agua que otros. Si colocas un sustrato que no retiene agua en un lugar caluroso este se secará 2 veces al día, mientras que si pones uno que se empape mucho en un sitio húmedo, tus plantas se morirán con las raíces podridas.

En el caso del abono, si no los usas te saldrá poca producción y además la calidad y cantidad de marihuana no serán las mejores. La recomendación es usar abonos en polvo cuyo origen es orgánico como el humus de lombriz o el guano de murciélago, ya que con ellos tendrás plantas sanas y de calidad, y que con solo aportarle agua cada vez que se seque la maceta, será suficiente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *